Administración de la Transportación basada en Demanda y Tarifas de Gestión de Congestión

Estas dos estrategias se centran en ayudar a los empleados a utilizar el transporte para ir al trabajo y en cobrar a los conductores de vehículos una tarifa por conducir en zonas congestionadas. La «Administración de la Transportación basada en Demanda» reduce el tráfico animando a los empleados a utilizar el transporte público o el transporte activo para ir al trabajo en vez de un vehículo. «Tarifas de Gestión de Congestión» cobran a los conductores una tasa en las zonas congestionadas para ayudar avanzar el tráfico.

Estrategia 19 : Administración de la Transportación basada en Demanda

La Administración de la Transportación basada en Demanda se centra en ayudar a los empleados a utilizar las opciones de transporte existentes (es decir, el transporte, los viajes compartidos, los viajes a pie o en bicicleta y el teletrabajo) para ir y volver del trabajo. Los programas de Administración de la Transportación basada en Demanda proporcionan información, estímulo e incentivos para ayudar a los empleados a utilizar diferentes opciones de transporte. Esto ayuda a contrarrestar los incentivos para conducir y reduce la congestión.

Podríamos considerar la posibilidad de requerir que las empresas y los nuevos desarrollos establezcan programas de Administración de la Transportación basada en Demanda para fomentar alternativas al uso del carro para ir al trabajo.

Ejemplos de Administración de Transportación basada en Demanda: Tener una taquilla de bicicletas y una ducha en el trabajo para usar cuando viajes al mismo en bicicleta. Autobuses de enlace proporcionados por el empleador. Obtenga viajes y pases de transporte con tarifas reducidas. Tener el almuerzo gratis ciertos días en los que no se va en carro al trabajo.

Estrategia 20: Tarifas de Gestión de Congestión

Cobrar a los conductores una tasa por circular en determinadas zonas congestionadas durante las horas de mayor tráfico. Esto puede reducir la congestión y ayudar a mantener el tráfico y el tránsito en movimiento. Los ingresos pueden utilizarse para hacer que el tránsito publico u otras opciones alternativas al carro sean más atractivas para la gente.

Ejemplos: Carriles HOV (vehículos de alta ocupación) o HOT (peaje de alta ocupación) que cobran a los conductores una cuota por circular por un carril prioritario a menos que estén en un vehículo compartido. En los programas de tarificación de la congestión en el centro de la ciudad, si se conduce por una zona durante un día y una hora determinados se cobra una tasa; esto anima a la gente a viajar en horas de menos tráfico o a través de otros medios de transporte. Londres, Singapur y Estocolmo son lugares que utilizan esta estrategia.